miércoles, 11 de septiembre de 2013

Hoy va de superhéroes...


Hace unas semanas, cuando todavía estábamos en plenas vacaciones de verano (bueno, aunque yo sigo de vacaciones) mi madre me obligó a ver Los Vengadores (y si me obligó, porque mi madre es una frikaza importante) y a ello me puse.


Y ahora aunque no te lo creas, no, esto no va a ser una entrada sobre Los Vengadores, que debo decir que me gustó bastante, Cobie Smulders era muy motherfucker (que se llamaba María y pues como se llama como yo mola) y el Capitán America  que me revolucionaba las hormonas. Pero a lo que iba que se me va, yo vengo a hablar de Iron Man. Porque me gustó tantísimo su personaje que a la mitad de la película, la paré para poner a descargar en torrent (¡Viva torrent y su rapidez!) sus tres películas.
Y aquí estoy, un mes después, y declarada oficialmente bastante (muy) fan del superhéroe.
Ponerme a contar el argumento y trama de las tres películas sería bastante ridículo. En resumen, un megaultrasuper millonario fabricante de armas llamado Tony Stark (este debe ser otro de los bastardos de Ned) se ve envuelto en un lio en algún país árabe y acaba con un aparato electrónico que el arregla chulísimo que le mantiene con vida. Gracias a eso con ayuda de un señor inventa una gran armadura y ¡Pum!, ¡Chas!, ¡Wow!, se convierte en Iron Man y mola un pasote. Y entonces en cada película le sale un enemigo diferente, con el que lucha y entonces casi se muere, bueno, o Pepper (si, más tarde hablaré de Pepper) y pues al final gana y son felices y arcoíris y unicornios y purpurina hasta la siguiente película.
Había pensado dividir la entrada entre las tres películas, pero meh, a mi esto de hacer críticas así serias no se me da muy bien. Así que si hay mucho desorden, perdón por adelantado.
Tony Stark es guay. Y Robert Downey Jr no podría ser mejor elección de casting. Stark es un personaje egoísta, creído, chulo, y la lista puede continuar bastante, aunque a lo largo de los tres largometrajes va evolucionando y hasta de hace mejor y todo. Y es que la verdad no sé qué decirlos de él, es que es la pera limonera, y me tiene enamora’.
oy oy oy lo que les shippeo
Luego está Pepper. Virginia Pepper Potts. Y yo de mayor quiero ser como esta mujer. Tal cual. Las dos primeras películas es genial (vamos, que nada más aparecer en la película se encuentre con una periodista en casa de Stark y que cuando la otra se haga la chula la tía suelte la perla de: No, si a veces también saco la basura, fue muy grande, a mí ya me ganó)
Pero en la tercera, aunque sale un poco menos, se declara como la motherfucker extrema. Ya al final, cuando coge el brazo de Iron Man y se carga al pringao’ ese, fue increíble (uy, eso ha sido muy violento ¿ves? Si es que mola un montón)
Y el shippeo, ¡VAYA SHIPPEO!, esto saca mi lado de fangirl loca. Shippeo tanto a Tony y Pepper que me muero mucho. Por dios, que sumamente monos que son (weird? No, it’s not, It's oke, right?) y les shippeo mucho.
Así que si, estas pelis las veo desde mi lado de fangirl. El cinéfilo esta vez se queda de lado, pero bueno.

De las actuaciones no se puede decir mucho. A mi nunca me ha caído muy bien Gwyneth Paltrow (y si, he ido a google a ver como se escribía su nombre) pero en esta película me gusta. Y el papel está hecho a medida para Robert Downey Jr. Así que oye, merece la pena ver las películas, y mucho. Yo ya tengo un nuevo fandom donde acogerme. 

PD: Así como duda por si lee esto algún/alguna fan. Hay fotos por Tumblr (y si, claro que ya he frikeado por Tumblr) de escenas de Pepper/Tony, ¡Qué no salen en las películas!, y no, tampoco es de Los Vengadores. ¿Son de escenas eliminadas o algo por el estilo? Es que estoy en un sin vivir. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario