sábado, 7 de septiembre de 2013

Showrunners, únicos en su especie.


Tenía que escribir sobre ellos. Sobre los showrunners. Esas personas que hacen que amemos y odiemos a la misma vez las series. Esos a los que a veces llamamos de todo menos guapos (y razón que llevamos, oiga usted). Así que aquí va una lista de algunos de ellos, y seguro que sus nombres están siempre en vuestra cabeza.


1. Ryan Murphy

(mira, mira como sonrie, capullo)
Empiezo con él. Ryan Murphy me da grima solo de mirarle. Yo creo que si le viera en persona saldría corriendo para evitar tener contacto visual con él. Creador de Nip/Tuck y director de la famosa Come, Reza, Ama, por lo que bien se conoce a este señor es por Glee y la locura de American Horror Story. ¡Hijo mío! ¿Cómo puedes hacer una serie tan bien y otra tan mal?
Aunque en AHS hay cabos sueltos por todos lados (la historia de los alienígenas a mi me sigue sin convencer) y la primera temporada no sea una maravilla, AHS se está postulando como una señora serie. Tiene actores muy geniales, y tramas cuanto menos, entretenidas. Y luego está Glee, la cruz de mis cruces. Yo que tengo las dos primeras temporadas en DVD, que soy fan de Lea Michele (oye, dejarme en paz, cada uno con lo suyo), ahora es escuchar Glee y solo poder pensar meh. En serio,  yo no sé que pretende este señor, pero después de todas las que ha hecho ya no puede ir a peor (ilusa yo). Llegados a este punto no voy a abandonar Glee, pero bueno, que la fuerza me acompañe.
           

2. Shonda Rhimes


Shonda Rhimes es la reina de las series. Yo me la imagino sentada en un sillón acariciando un gato con su sonrisa malévola, mientras piensa cual será su próxima víctima ficticia. Creadora de Anatomía de Grey, la ya terminada Sin cita previa, y la popular Scandal (y no, yo no me veo con ganas de ver otra serie de esta señora).
Shonda Rhimes ha conseguido que odies su serie, y que odies cuando mata a tus personajes favoritos, y que tengas ganas de ir a donde viva y quemarle la casa, pero que cuando acabes el capítulo de Grey’s de la semana lo único que puedas pensar sea ¡Qué venga el siguiente ya! Rhimes tiene una fórmula secreta que engancha, y mucho. Y dios sabe que será lo siguiente que salga de esa cabecita suya.

3. George R. R. Martin

¿Os pensabais que no iba a hablar de George R. R. Martin? Ya sé que no es un showrunner en sí, pero este hombre es de los que te hacen sufrir de verdad. Todavía no he leído los libros de  Canción de Fuego y Hielo, y no sé si quiero leerlos, llevo indecisa bastante tiempo. Y por lo que me han contado, todas estas idas de ollas y crueldades de ahora, son solo el principio. Y miedo  me da. Pero es que este no es mala persona como Shonda, este lo que está es enfermísimo. O creó a los Stark y luego les cogió tanto asco que decidió matarlos. Este es un bicho, pero un bicho malo.



4.Aaron Sorkin


Aaron Sorkin es muy grande. El ala Oeste me pillo muy joven y solo he visto capítulos sueltos, y The Newsroom es una de mis grandes pendientes (¡Oh dios! ¿No ves The Newsroom? Pues no, dejarme vivir), pero Studio 60 (Mi artículo sobre ella en LLS haciendo click aquí) es una de las pequeñas maravillas de la televisión (putos los que la cancelasteis). Y  es que este señor tiene unos guiones, y unos recursos visuales, y unas escenas, que no puedes dejar de mirar. Sorkin sabe hacer televisión, pero televisión de la buena, de la verdad. Lo que daría por que Studio 60 volviera a antena, con Matt y Harriet, ais… (PLEASE, COME BACK *al más estilo Gloria Pritchett).


5. Andrew Marlowe y Hart Hanson

Ahora voy a hablar de Hart Hanson y Andrew Marlowe juntos, y habrá fans de Castle y Bones que se enfadarán. Porque las peleas entre los dos fandoms son batallas campales en las que uno mira y piensa: Pues a mí me gustan mucho las dos. Hanson y Marlowe son dos tipos de showrunners parecidos, con dos series parecidas. Y aunque uno lo hace mejor que otro (ejem, ejem, Hart Hanson, majo, las que nos has liado algunas veces), ninguno de los dos se salva. Este tipo de series están  hechas para fangirls como yo, y ellos saben lo que queremos, y saben cómo hacer sufrir a los fandoms, lenta y dolorosamente. No son tan psicópatas como otros que yo me sé, pero vamos, que hijo putas, si, y bastante. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario