domingo, 21 de diciembre de 2014

News Night apaga sus luces para siempre.


The Newsroom tiene un problema, o te encanta o la odias. Y yo soy de esas que la defienden a muerte, así que sí, de aquí en adelante, me voy a dedicar a alabarla y contar maravillas de ella. Si, y por supuesto, ¡Millones de spoilers de la tercera temporada!


Hoy es el día de la depresión post-The Newsroom. Con seis capítulos, Aaron Sorkin ha conseguido cerrar su serie (aunque unos capítulos más no le habrían venido de más) y esta vez centra su temporada en la batalla entre el periodismo profesional y el periodismo ciudadano.
Algunos la tachan de idealista y utópica, pero una vez que te amoldas a ese círculo que se va creando capítulo a capítulo, yo personalmente disfruto cada uno de ellos como una enana. Aunque la trama ha sido un poco precipitada, que si viajes, cárceles, bodas y funerales en tan solo seis capítulos, a la temporada no le sobra ni un segundo.

La temporada ha tenido algún momento polémico, como todos los artículos sobre la escena de la chica universitaria y las violaciones (aunque yo tampoco le veo tanta polémica, no sé), y Sorkin ha sabido combinar perfectamente las partes periodísticas con las relaciones entre los personajes.

(Quiero apuntar que lo anterior lo escribí justo el día después de terminar la serie y ya casi ha pasado una semana, ¡Qué vaga que soy!)
Mi objetivo desde un principio era hacer una crítica madura y seria de la temporada, pero tengo la sensación que en breves voy a empezar a irme por las ramas.


Tal vez porque estudio periodismo, disfruto tanto esta serie. Ellos son todo lo que yo quiero hacer cuando termine de estudiar, vivir en ese mundo de moralidad absoluta lleno de conversaciones inteligentes (Al final terminaré escribiendo en un cutre blog sobre las fiestas que se pegan los hijos ilegítimos de Paris Hilton (?) si)

A ver, que no sé muy bien como estructurar esto (es la “crítica” más desordenada de la historia)
El primer capítulo me enamoró. Tal vez porque llevaba más de un año esperándolo, pero fue maravilloso.
El segundo, para mí, el más flojo de los seis que nos han regalado, pero también era necesario para hacer la transición. 
El tercero (cuando aparece la fuente) me gustó bastante. 
Creo que mi preferido es el cuarto, no sólo por la boda de los McAvoys, si no por la estructuración del capítulo por días, mira, no sé, me gustó mucho.  
El quinto fue ese polémico capítulo que se ganó muchos detractores, pero bueno, no estuvo mal. Un poco extraño el tema de Will teniendo alucinaciones (podemos hablar de la cuqui-foto  de la boda y la que le mandan todos desde la ACN que tiene colgadas en la pared) y la muerte de Charlie me dio mucha penita (aunque entiendo la razón por la que Sorkin lo hizo)
El último, ¡Ay madre! ¡Qué me pongo sensible! Me da igual lo que penséis, fue perfecto. Me encantó como intercalaron los flashbacks pre primer capítulo y cómo enlazaron todo. Y el momento musical fue una maravilla y yo lloré un poquito (mucho).

Te quiero mucho
Continuando con el final, Mackenzie borrachilla a cervezas por la mañana, en chándal y diciendo “ Haters gonna hate” es de lo mejor que ha pasado en esa serie. (Mac te quiero mucho, MUCHO, MUCHO, MUCHO, ¿vale? Vale.)
La boda fue de lo más bonica, pero no especialmente patelosa, así que se lleva un aprobado con nota. Sloan y Don son geniales (Sloan, a ti también te quiero mucho), aunque Maggie y Jim, meh, la última escena fue una preciosidad.

Quiero hacer un apunte de una cosa que no me gustó tanto. Por supuesto que es genial que Mackenzie acabe como directora de la ACN, y no creo que nadie en esa serie pudiera desempeñar el puesto mejor que ella (una temporada con ella de directora hubiera sido digna de ver) pero la manera en la que consigue el puesto chirria un poco. No solo se lo dan simplemente por el hecho de ser mujer (eso se llama discriminación positiva, Sorkin, bonico), si no que tampoco le dan la opción de rechazarlo o algo por el estilo. 

La escena final fue justo cómo tenía que ser, y no tengo más que decir.
Destacar los cameos gloriosos que hemos tenido en estos seis capítulos. (¡Qué salga tanta gente de The Office no vale que yo me emociono! ), y poco más, que en mi cabeza, el hijo/hija de Will y Mac se llamará Charlie sea lo que sea and your argument is forever invalid.

(MACKENZIE TE QUIERO Y TE VOY A ECHAR MUUUUUUUUUUUUUUUCHO DE MENOS)
Hasta siempre, “The Newsroom”


                      
(Para terminar os dejo una de las mejores promos que he visto en tv, si señor)

No hay comentarios:

Publicar un comentario