sábado, 24 de octubre de 2015

Moffat, ¿De verdad lo estás haciendo bien?

Artículo CON spoilers



Yo quería esperar un poco más para escribir este artículo. A mí me gusta que las temporadas estén completas para poder comentarlas en general, pero el cuerpo me pide expresar mi opinión respecto a la nueva temporada de Doctor Who y si, por primera vez en mucho tiempo, vengo a decir cosas buenas de Moffat. (¿¡Pero tú quién eres y que has hecho con María!?) 
Bueno, es que no sé ni por dónde empezar, estoy contenta hasta con la escritura de los personajes, y ese siempre es el mayor fallo que le achaco a Moffat.
Yo no sé como a estas alturas me puede sorprender la capacidad de la serie para reinventarse, pero lo hace. Con un novedoso formato en el que hasta el capítulo ocho (como mínimo) todos los capítulos están escritos en episodios dobles, la fórmula (por el momento) funciona como una máquina bien engrasada. 

Bebés
Empezamos la temporada con dos capítulos en los que los guionistas se atrevieron a meterse en Skaro, y lo que podría haber salido muy mal, fue de lo mejor que nos ha regalado la serie en mucho tiempo. Un Doctor con una gran evolución (¿Me puedo ya casar con Twelve o cómo va la cosa?), guitarras eléctricas (¡Esa entrada!) gafas de sol sónicas (es todo tan ridículo y estoy tan a favor) y la fabulosa de Missy que está fantástica

El tercer y cuarto capítulo, incluso si la premisa no me emocionaba, me conquistaron y me conquistaron fuerte. No sólo por el Doctor y Clara, que: 

1) Han evolucionado muchísimo como personajes y da gusto

2) Son unos cutie pies de la vida y yo no puedo vivir así (A ver por dios, cuando le toca la cancioncita de Pretty Woman)

Si no por esos secundarios geniales que parecían sacados de la época de RTD (Y eso, por mi parte, es el mayor alago que te puedes llevar jamás Moffat)
La manera de crear historias entre ellos 
estaba tan bien desarrollado, es que de verdad que no me lo puedo creer. (La mujer super fangirl del Doctor era maravillosa)

Hasta la fecha sólo hemos tenido un capítulo más y estamos a la espera de la conclusión de esta historia. Y aunque a mí los vikingos poco, entre el desarrollo de la relación de Clara y Twelve que son tan cuquis que me muero y esa explicación de la nueva cara del Doctor (los grititos cuando salió en flahsback de Ten y Donna fueron inevitables) me compraron. 

Para terminar me gustaría destacar dos cosas:
La primera es la fotografía de la
Es que no puedo con lo cuquis que son
serie. Ya no sólo en los efectos especiales, si no estéticamente Doctor Who ha tenido una evolución fascinante. Algo que nunca habían cuidado mucho, últimamente, los capítulos tienen una estética y una armonía con los colores (esas paletas azules y amarillas son preciosas) que ayudan muchísimo a meterse en las historias. Han dejado un poco de lado la estética infantil de la serie para darle un toque más adulto y la verdad es que a mí me encanta. 

Por último decir que aunque esto es todo optimismo y felicidad, yo no me fio ni un pelo de Moffat, que no, que no. Miedo me da como van a despedir a Clara. Sólo nos queda esperar y cruzar los dedos para que los capítulos no bajen de calidad. 

PD: Poco hemos hablado de ese comentario que nos dejó caer que Clara es bisexual. Y poco hemos hablado de cuando la fangirl del Doctor mencionó al Rose (OTP, OTP). Ais.

No hay comentarios:

Publicar un comentario